¿QUÉ ES STEAMPUNK?

El SteamPunk es una tendencia que cada vez se arraiga más a diferentes países. Para nuestra opinión, es un estilo con bastante glamour que puede ser combinado con otros estilos más convencionales y modernos dándole un toque original a la personalidad de cada uno.


Esta tendencia nace durante la segunda mitad del siglo XIX en pleno apogeo de la Revolución Industrial. En sus inicios, un subgénero literario nacido dentro de la ciencia ficción especulativa que surgió durante la década de 1980 a manos de escritores conocidos por sus trabajos cyberpunk. A día de hoy, este subgénero ha madurado hasta convertirse en un movimiento artístico y sociocultural y no tan solo literario. El subgénero recurre usualmente a realidades supuestas en las que la civilización ha tomado un camino científico diferente al actual, reemplazando la electrónica, los modernos combustibles y otros avances científicos por la tecnología del vapor (steam en inglés) y la combustión del carbón.

El llamado estilo steampunk no sigue patrones o rasgos definidos concretos, pero tiende a intentar combinar los estilos modernos con la influencia de la época victoriana y eduardiana, mientras se busca ser fiel al rol que se ha decido asumir. Debido a las épocas a las que éste se ve influenciado, este estilo puede ser fácilmente confundido con otros, como la moda gótica y los estilos lolita y kodona. El estilo steampunk no busca ser oscuro y aterrador, sino bello y elegante

  

A día de hoy, este subgénero ha madurado hasta convertirse en un movimiento artístico y sociocultural y no tan solo literario. El subgénero recurre usualmente a realidades supuestas en las que la civilización ha tomado un camino científico diferente al actual, reemplazando la electrónica, los modernos combustibles y otros avances científicos por la tecnología del vapor (steam en inglés) y la combustión del carbón.

 

 

 El mundo que imagina el steampunk, como se puede descubrir, es un mundo que parece anclado en las historias de Julio Verne y H.G. Wells, padres de la moderna ciencia ficción, pero lejos de la realidad, tan avanzado científicamente, en su extraña y retorcida forma de hierro, carbón y vapor, como el nuestro.

 

Subgéneros derivados o influenciados por el steampunk

Steamgosth 

El steamgoth es una divergencia del steampunk casi desconocida creada por el autor y artista británico James Richardson-Brown pero que ha ido ganando popularidad en Inglaterra en los últimos años. Este subgénero presenta una visión más oscura del entorno donde se desenvuelve el steampunk sin temer incluir elementos mágicos o paranormales en sus tramas. Donde el steampunk muestra una era Victoriana de ciencia ficción, el steamgoth lo hace bajo el espectro del horror y la fantasía.

Gaslamp fantasy

También conocido como gaslight fantasy o gaslight romance, es una divergencia del steampunk acuñada por Kaja Foglio para distinguir el trabajo de su marido y el suyo en “Girl Genius” de este subgénero. Esta divergencia tiende a mostrar un entorno muchísimo más fantástico dentro de la era Victoriana sin poner un énfasis en la tecnología y la revolución industrial.

  

Weird West

Castellanizado también como el "Extraño Oeste", es un subgénero que mezcla el western clásico con otros géneros como el horror, la fantasía y la ciencia ficción. El nombre de este género proviene del comic book de DC "Weird Western Tales" de 1970 y ha sido popularizado por Joe R. Lansdale. La ciencia ficción dentro del Weird West se presenta como elementos anacrónicos en la tecnología de la época, normalmente de apariencia similar a la encontrada en el steampunk.

La película de 1999, Wild Wild West basada en la serie Jim West que nos transporta a un alternativo oeste americano donde una extraña pareja debe de rescatar a un grupo de científicos e inventores secuestrados por un perturbado genio es un ejemplo de Weird West apoyado por steampunk.

Este inconfundible estilo no ha pasado desapercibido a las pasarelas. Durante la Semana gótica de Madrid de 2011, Gem Von Tildod presentó una colección basada en el estilo steampunk, dónde los detalles y la combinación de accesorios fueron los que marcaron el punto de inflexión. Grandes diseñadores de alta costura, como Alexander McQueen, que llevó a la pasarela modelos inconfundiblemente steampunk, y que lució incluso la diva musical, Lady Gaga, Nicolas Ghesquière de Balenciaga, e incluso Ralph Lauren, se han interesado en este estilo.

Durante la colección masculina de otoño de Prada de 2012, una vez más, se dejó ver como la estética steampunk y dieselpunk ha abordado con éxito con su inspiración la alta costura y la pasarela.

Unas de nuestras diseñadora en corsetería favoritas, Maya Hansen, también dedica una de sus colecciones a este estilo tan particular.

 

Fuentes: 

Fotografías:


Volver arriba